El sábado pasado fue 11 de marzo. Se cumplieron 13 años de los atentados que truncaron en Madrid el guión de la vida de centenares de personas. La principal razón por la que surgió nuestro cortometraje “Problemas de guion” fue reflexionar acerca de cómo hablar en el cine y en nuestra sociedad de tragedias como aquella. En una época en la que lo emocional vale para todo, desde comprar un perfume hasta justificar una guerra, el cine, el arte y la cultura deberían ayudar a pensar acerca de lo que somos y lo que queremos llegar a ser. Ojalá que con nuestro corto contribuyamos un poco a ello.

 

Fotograma de Problemas de guion. Monumento en homenaje a las víctimas del 11-M en la estación de El Pozo, Madrid.